martes, 15 de septiembre de 2015

El pájaro del Alma: una experiencia de educación emocional de una profesora de infantil. 

La profe de mi hijo Hugo, está muy sensibilizada con el tema de la educación emocional.
El año pasado puso en marcha un maravilloso proyecto con toda la clase: "El pájaro del Alma". Me parece una idea tan magnífica que quiero compartirla.

El proyecto nace tras la lectura de dos cuentos:
- El monstruo de colores,de Ana Llenas.











- El pájaro del Alma, de Mijal Snunit.

El primero le sirvió para elegir de qué color era cada emoción.
Y el segundo, para transmitir a los niños lo importante de escuchar "el pájaro del alma" que es el que nos habla de nuestras emociones, de cómo nos sentimos...

Cuando los niños se sienten intranquilos, tristes, incómodos, contentos, pletóricos... cogen su hoja del "pájaro del alma" y dibujan en una de las casillas, con el color de la emoción que van a pintar, la situación que les ha hecho sentir esa emoción.

Comparto alguna hecha por Hugo.


Y después, en la asamblea, se juntan todos los niños para hablar de cómo se han sentido a lo largo del día.
Si un niño A se siente enfadado o triste porque otro niño B de la misma clase no le ha dejado jugar, no se trata de juzgar, ni de regañar al niño B, ni de hacerle sentir mal y menos aún de responsabilizarle de lo que siente el otro niño. Cada uno de nosotros somos responsables de lo que sentimos, nadie ni nada externo a nosotros es responsable de nuestras emociones y sentimientos. El niño "B" está en su derecho de no dejar jugar al niño "A", nadie puede obligar a nadie. Pero sí, se va a dar cuenta de cómo todo los actos tienen consecuencias. A partir de allí, lo que decida hacer, será única y exclusivamente su responsabilidad.

Lo mismo, si un niño "A" se siente feliz al jugar con "B" y "C", ésta es una ocasión maravillosa, para compartir la alegría que se produce cuando varios niños juegan juntos.

Al finalizar la semana, los niños se llevan a casa el folio del "Pájaro del Alma" para así compartirlo con los papis y fomentar el lenguaje emocional dentro del seno familiar.
 En casa también se puede hacer un "pájaro del alma" que ayuda mucho de cara a compartir emociones en las reuniones familiares. No solo es fabuloso en la relación padres- hijos sino también en la relación de pareja :-). ¡Cuántos malentendidos se resolverían fácilmente si se hablaran desde el nivel emocional! (y no tanto desde la razón).

¡Muchas gracias Cristina por este magnífico proyecto!
GRACIAS



No hay comentarios:

Publicar un comentario