lunes, 19 de marzo de 2018

¿Cómo transmitir a los niños sucesos traumáticos mediáticos?


Escribo para compartir 2 escritos que me parecen de muy interesante lectura.
Muchos niños están acudiendo estos días a consulta por problemas de sueño y de miedos muy limitantes a raíz de las noticias del pequeño asesinado en Almería. Es importante aprender a transmitir este tipo de información para no alimentar las fantasías, miedos y pensamientos mágicos de los niños.

Es importante FILTRAR los contenidos (los telediarios no son aptos para los niños ¡¡Cuidado con lo que ven en la tele!!), desdramatizar y evitar el morbo. No se trata de brujas ni de personas malas. Se trata de personas muy muy muy muy enfermas mentalmente (por su biografía, por experiencias traumáticas vividas o por otros motivos) incapaces de controlar sus conductas. Y no se trata de un hecho normal, ni mucho menos. Es un hecho raro y muy puntual. La precaución es buena, el miedo extremo es limitante...y un niño no sabe gestionarlo...

  • Hago un copia y pega de un post del colegio El Dragón Internacional School. Me ha parecido muy interesante conocer el punto de vista de un colegio.
"Tristemente, estos últimos días este suceso tan doloroso ha entrado en la escuela.
Nos hemos visto obligados a tratarlo con los alumnos y hemos podido comprobar que había mucha fantasía y datos morbosos añadidos e innecesarios.
Algunas familias no lo habían hablado con sus hijos porque no han tenido la necesidad, sus hijos no están expuestos a los medios que dan noticas como esta. Pero estos niños se han enterado por otros compañeros. 
El asesinato de Gabriel Cruz es un hecho horrible, doloroso, deleznable. Pero es un hecho aislado, por mucha cobertura mediática que tenga y por muy escandaloso que sea. 
Lo normal para un niño de 8 años que vive en este país, no es ser asesinado por la pareja de su padre. 
Por favor, tengamos mucho cuidado con los niños porque, dando tanto protagonismo a un suceso así, podernos estar confundiendo a los niños haciéndoles pensar que esto ocurre todo el tiempo, lo cual no es cierto. 
Tampoco se trata de no hablarlo, cuando un suceso traumático ocurre, cerca o lejos, y llega a los niños hay que hablarlo con ellos, descubrir qué necesitan saber y ayudarlos a colocarlo de la forma más sana posible, evitando datos innecesarios, ayudándolos en no caer en la trampa del morbo o en el amarillismo. En definitiva, protegiéndolos. Seamos responsables y cuidemos a los niños.


  • Añado el LINK de un magnífico artículo escrito en El Confidencial en el que varios expertos explican cómo contar estos sucesos tan dolorosos a los niños. ¡¡MUY RECOMENDABLE LECTURA!!
La Bruja y el Hacha, el trágico cuento de Gabriel que quita el sueño a muchos niños. LINK






No hay comentarios:

Publicar un comentario