lunes, 21 de septiembre de 2015

EMOCIONARIO, LOS CELOS, LA ENVIDIA Y EL DESEO: 


Al ver la imagen, Eva ha exclamado "¡Es la diferencia!"
Jajaja... Bien encaminada, pero eso no es un sentimiento.
"¿Qué diferencias hay?"
"Una tiene un globo grande y la otra lo tiene pequeño, una va vestida de azul y la otra de verde, una está contenta y la otra enfadada".
"¿Y por qué está enfadada?"
"¡Porque quiere el globo grande y no se lo deja!"
"¿Y cómo se llama eso que sientes cuando un amigo tiene algo que tú deseas tener y no tienes?"
"¡ENVIDIA!"
Bieeeeeennnnnn......  La de azul siente envidia de la verde porque compara los 2 globos y ella quiere el grande. Esto le enfada..

Voy a aprovechar esta ilustración para hablar de 3 sentimientos, muy humanos, como son la envidia, los celos y el deseo.

¿En qué se diferencian los celos de la envidia?
  • "Los celos te dificultan compartir aquello que consideras tuyo, como el amor de un ser querido". Detrás de los celos hay MIEDO, miedo a perder aquello que no quieres compartir: miedo a perder el amor, el afecto, el aprecio, el cariño de un ser querido (madre, padre, profesora, amigo...).
  • "La envidia, en cambio, no nace de lo que uno tiene, sino de lo que el otro tiene: es la tristeza y la rabia que sentimos cuando alguien posee aquello que deseamos y que no tenemos, ya sea bienes materiales, habilidades, cualidades"....Detrás de la envidia también hay MIEDO: hay un complejo de inferioridad, de desventaja, de inseguridad respecto al otro; una sensación de ser menos y de valer menos que el otro por no tener aquello que el otro sí tiene.

Ambos sentimientos son HUMANOS, y, todos, incluidos nuestros hijos, somos seres humanos, por lo que es importante no demonizar estas emociones ni sentirse mal cuando nos invadan. No es necesario cambiar aquello que sentimos, puesto que YA lo estamos sintiendo. Intentar cambiar aquello que sentimos o intentar no sentir aquello que ya sentimos, es una lucha contra nosotros mismos.
Y, cuando nuestros niños, o nosotros mismos, las están sintiendo, lo importante es el reconocimiento de esta emoción: "Esto que sientes se llama celos/envidia" y su aceptación "Es normal sentir celos/envidia. A todos nos ha pasado alguna vez". Dejar ese espacio y ese tiempo para sentir la emoción, para respirar la emoción, para abrazar la emoción.

AUTOCONOCIMIENTO. Puesto que estos sentimientos producen sufrimiento, lo importante es conocer cuál es la raíz de estas emociones, cuál es su origen, por qué sentimos estas emociones.
La envidia y los celos empiezan a surgir en los primeros años de vida, cuando el niño comienza a relacionarse con su entorno familiar.
El papel de los padres en estas fases es fundamental:

  • La figura adulta debe hacer sentir al niño que es querido SIEMPRE y no sólo cuando se "porta bien" o consigue algo. El adulto se enfada pero no por ello le quiere menos. Es importante que los niños lo tengan muy claro y que los adultos cuidemos nuestras palabras para que no den lugar a confusión.

  • La figura adulta debe enseñar al niño a valorar sus virtudes y a centrarse en sus objetivos y no en los de los demás. El foco de atención del niño debe estar en VALORAR todo aquello que posee, en lugar de fijarse en todo aquello que le falta. La felicidad no está en lo que falta, sino en lo que ya hay. En esta parte, entra en juego el autoconocimiento. El niño debe conocerse, debe saber cuáles son sus virtudes, sus talentos, sus cualidades y cuáles sus debilidades. Y, tanto las cualidades como las debilidades, se pueden mejorar con la práctica, con el error-aprendizaje. No debe buscar ser mejor que nadie, ni ser similar a nadie. Debe buscar ser la mejor versión de él mismo, ya que él mismo ya es perfecto en su imperfección y es querido en su imperfección. Nuestros niños deben sentirse naranjas completas, y nunca medias naranjas en busca de su otra mitad.


 Y, aquí el papel de los padres es fundamental.  
   - Nunca comparar, ni con hermanos, ni con vecinos, ni con amigos.  
   - Cuidado con nuestras expectativas respecto a nuestros hijos.
   - Reforzar sus pequeños logros diarios.
   - Es importante respetar el ritmo de cada niño y confiar en ellos como seres completos.
   - Educar para valorar tanto los éxitos como los fracasos, educar para disfrutar del camino y no de la meta.
CADA PERSONA ES ÚNICA Y ESPECIAL.




Recursos para trabajar estos sentimientos con nuestros niños:
- Para mayores de 8 años, las fichas de actividades:
   - Celos y envidia
   - Deseo

- Para todos, los cuentos:
   - El camaleón camaleónico, Eric Carle, Kokinos. Se trata de un camaleón que siente envidia de otros animales del zoo y desea tener alguna de sus cualidades. Y, su deseo se hace realidad....


   - Todos sois mis favoritos, Sam Mc Bratney. Trata de los celos entre 3 hermanos osos y de cómo sus padres les explican que "todos sois mis favoritos, porque todos sois maravillosos".


   - Respecto a celos entre hermanos hay muchos: Laura y la tripita de mamá, Laura tiene un hermanito, Soy una hermana mayor, etc...






No hay comentarios:

Publicar un comentario