viernes, 11 de diciembre de 2015

A Eva, un adulto le ha dicho que es vergonzosa..... ¡CUIDADO! 
Una ETIQUETA = AUTOCONCEPTO 

A Eva, un adulto le ha dicho que es vergonzosa...
Eva no es vergonzosa. Eva a veces siente vergüenza pero otras muchas veces actúa de forma muy extrovertida (en los teatros es siempre la primera que levanta la mano cuando los actores piden ayuda a los espectadores niños).
Pero si Eva escucha una y otra vez que es vergonzosa..... ¡Eva se convertirá en vergonzosa! Y dejará de levantar la mano cuando vayamos a teatros infantiles....

¿Qué se produce en el cerebro de Eva cuando un adulto de referencia (padres, profes, familiares....) le dice de forma repetida que es una vergonzosa?
En el cerebro de Eva se empiezan a conectar entre sí un grupo de neuronas, hasta entonces aisladas, creando así una red neuronal.
Esa red neuronal lleva grabada una información "soy vergonzosa".
Esa red neuronal se localiza en una zona del cerebro, llamada hipocampo, donde queda grabado, como memoria a largo plazo, el autoconcepto que uno tiene de uno mismo.
Esa red neuronal se activa y se refuerza y se hace cada vez más grande a medida que de forma repetida escucha que es vergonzosa....
Hasta que se convierte en una red automática inconsciente y en un patrón de conducta, ¡en un hábito!
Eva entonces, SÍ SERÁ VERGONZOSA... Tiene grabada a fuego esta información en la zona del cerebro que nos informa de nuestro autoconcepto...

¡Este es el efecto que produce a nivel cerebral una simple palabra: ERES!
Esta simple palabra transformada en otra como ESTÁS SIENDO o AHORA TE ESTÁS COMPORTANDO COMO..... no produce estos efectos.....
¡Las palabras no se las lleva el viento!! ¡Las palabras pueden ser muy dañinas!
Es sólo cuestión de prestar atención, de tener cuidado, de no hablar de forma automática....


¿Cómo trabajar esto de las etiquetas con nuestros niños?
La profesora de Hugo (¡Gracias Cristina!) me dejó hace unas semanas un libro maravilloso:
Conejos de etiqueta de Gabriela Keselman
"El señor y la señora conejo tienen que dejar a sus veinte hijitos en compañía de la abuela conejo. Pero, la abuela conejo es muy despistada, y sus nietos, muy parecidos entre ellos. Pero tuvo una idea: pegaría una etiqueta detrás de cada uno de los 20 conejitos con su principal característica y así le sería más fácil reconocerlos. Así estaba el conejo Tiquismiquis, el conejo Tranquilo, el conejo Peleón, el Mandón, el Perezoso, la Monda, la Remolona, el Torbellino, el Quejica, el mas Listo, el Buenazo, el Celoso, el Desordenado, el Juguetón, el Independiente, el Mimoso...... PERO, un fuerte vendaval, despegó todas estas etiquetas y se las llevó muy muy lejos..... La abuela coneja se siente perdida.....y tras varios intentos por descubrir quién es quién, acaba entendiendo que 
Todos, en algún momento, comieron y remolonearon
Todos protestaron y mandaron
Todos estudiaron y ayudaron
Todos desordenaron y rompieron alguna cosa
Todos pidieron mimos y metieron las cuatro patas
Todos se portaron mal, bien y regular
Todos se pusieron celosos, inquietos, imaginativos
Y todos le hicieron reír."
Con un lenguaje lleno de ternura y mucho humor, la autora habla de lo desaconsejable que resulta etiquetar a las personas...y a los conejos...
¡MAGNÍFICO!
Tras la lectura del libro, en casa, iniciamos un nuevo juego. A partir de ese mismo instante, cada vez que alguno de nosotros utilizaba una etiqueta, aquél que se diera cuenta debía decir la palabra mágica "¡CONEJO!". Y así lo hemos estado haciendo en casa. ¡Con gran éxito! Nos pillan en muchas ocasiones!!! jajaja... pero, así todos aprendemos!!!
¡Os recomiendo usar este juego tanto en casa como en las aulas!


A Eva, un adulto le ha dicho que es vergonzosa...
Pero, por la noche, al acostarse, me dijo: "Mami, hoy ha habido un "CONEJO". Una persona ha dicho que soy vergonzosa y yo he pensado ¡CONEJO!"
BRAVO EVA,
¡BRAAAAAAVOOOOO!
Efectivamente Eva, a veces sientes vergüenza pero cuantas otras veces actúas de forma extrovertida!!!!!!!
Ni lo uno es malo, ni lo otro es bueno.... Es parte del juego de vivir una VIDA HUMANA

¡Te quiero Eva! Mi maestra en tantas y tantas ocasiones. ¡GRACIAS!




5 comentarios:

  1. Leerte es siempre un aprendizaje en todos los sentido, mil gracias por cada uno de tus post!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias por este comentario tan afectuoso!
      Inés

      Eliminar
  2. Inés, eres pura inspiración! No dudo que lo trabajaré con mis niños/as. Mil gracias!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Me alegra que te guste y que lo vayas usar!
      ¡¡Gracias por tu comentario!!
      Inés

      Eliminar