martes, 14 de julio de 2015

MINDFULNESS PARA NIÑOS.
CENTRO DE SALUD COLMENAR DE OREJA
SESIÓN 4. CONOCIENDO NUESTROS SENTIDOS

Una sencilla forma de prestar atención al momento y a la experiencia presente es llevando toda nuestra atención a alguno de nuestros sentidos: al tacto, oído, olfato, gusto o vista.
A los niños, este tipo de meditaciones que usan como anclaje alguno de los sentidos, les suele gustar mucho ya que les resulta mas entretenido.

¿Cómo realizarlo con niños?
1. El tacto:
Ojos cerrados (recomendable tapar con una venda) para así anular el sentido de la vista. Moldear un trozo de plastilina o de barro y llevar toda la atención a las sensaciones en las manos. ¿Es blando o duro? ¿Está húmedo o seco? ¿Te gusta tocarla o te da asco? ¡¡Todo vale!!
Al principio sólo tocar y masajear la plastilina y después darle una forma. ¿Aparecen el mono o el monodemonio en esta actividad? ¿Qué te dices a ti mismo? "No sé hacerlo, no me va a salir bien, se van a reír de mí"; o te dices: "¡Qué bien, me encantan las manualidades!"
Observa tu mente.... ¡Todo lo que aparezca está bien!

2. El olfato: 
Ojos cerrados. Acercar a las fosas nasales una bolsa de lavanda. ¡Tiene gracia como algún niño deja la actividad que está realizando (moldear la plastilina) para "olfatear" aquello que de repente olían y como otros no se han dado ni cuenta de la lavanda! ¿Dónde estaba su atención?
Se pueden usar también velas perfumadas, distintos perfumes, inciensos....

3. El oído:
Ojos cerrados. Han ido escuchando distintos sonidos, unos de pájaros, otros de insectos, unas campanas, el palo de lluvia... ¡Los han reconocido todos! ¡Fabulosa atención a los sonidos!

Comparto meditación de los sonidos. La meditación termina con un Mantra (RA MA DA SA SA SO SE HUNG). Los mantras nos ayudan a liberarnos del diálogo interno automático. Los uso mucho como herramienta para fortalecer el músculo de la atención y para calmar la mente.
Al ser sílabas y palabras desconocidas para ellos, tienen que hacer un esfuerzo extra para pronunciarlas y recordarlas. Muchos mantras, además, los acompaño con gestos para así fomentar aún más la concentración y la coordinación. Además, si prestamos mucha atención al recitar el mantra, notamos una vibración en el pecho...Las palabras son sonidos y el sonido es vibración...
¡¡A los niños les suele encantar los mantra!!. Llegan a una concentración muy profunda y a una gran calma mental.

Audio: Inés Merino
Mantra: RaMaDaSaSaSeSoHung




4.El gusto: 
Ojos cerrados. Comer una galleta con plena atención. Esta actividad pone en marcha todos los sentidos.
En primer lugar el tacto (sólo tocar la galleta, la superficie, ¿es lisa o rugosa? ¿redonda o cuadrada? ¿pequeña o grande?).
Después el olfato (¿a qué huele?, ¿el olor es agradable o desagradable?, ¿reconocéis el olor?).
Y una cosa muy loca, ¡¡el oído!! (acercar la galleta a la oreja y escuchar...... sshhh escuchar....).
Y por último el gusto (primero las sensaciones en la lengua ¿aparece salivación?, después chupar, después morder muy despacio y por último tragar).
¡Cuidado con el mono! En esta actividad el mono aparece en repetidas ocasiones: galletas ya olidas cuando todavía estamos en el tacto, galletas ya tragadas cuando sólo la estamos saboreando...jajajajaja....
Adjunto un maravilloso artículo que profundiza en cómo realizar una comida mindful. Una excelente práctica que debemos ir introduciendo en nuestras rutinas diarias.
Cómo practicar mindfulness tomando un refresco 

5. La vista:
Ojos bien abiertos y toda la atención centrada y enfocada en colorear un mandala.

Los mandalas (significado literal: círculo) están constituidos por un conjunto de figuras y formas geométricas concéntricas que favorecen el desarrollo de la atención de los niños. Es otra de las herramientas que podemos utilizar en esos momentos en los que la emoción empieza a adueñarse de ellos, ya que al dibujarlos, sentimos serenidad y tranquilidad y la mente se vuelve clara. 
El trabajo con mandalas puede consistir en la observación (3-5 minutos) o el dibujo de éstos. Cada uno escoge los colores, la intensidad del color, los diferentes materiales para colorear (acuarela, rotuladores, lápices…) en función de su estado de ánimo.Existen modelos de mandalas para colorear. La página dónde se pueden conseguir es: Mandalas para niños




2 comentarios:

  1. Gracias por compartir momentos de Mindfulness.Me encanta tu blog! Enhorabuena!

    ResponderEliminar
  2. ¡¡Muchas gracias!! Un abrazo, Inés

    ResponderEliminar