miércoles, 29 de abril de 2015

TALLER MEDITACIÓN NIÑOS, DUELO Y COMPASIÓN:

Al tener en el taller 2 niños con experiencias de duelo por el fallecimiento de un ser querido, hoy hemos dedicado el taller para sentir todo lo que rodea el duelo.

Ángel Luis nos ha contado sus sentimientos tras el fallecimiento inesperado de su abuelo: sorpresa ante la noticia, tristeza, añoranza, recuerdo. También nos ha resumido el cuento "Qué viene después del mil de Anette Bley", que cuenta la historia de una niña que siente una gran tristeza tras el fallecimiento de su abuelo. Para ayudarla su madre le recuerda que aunque no podamos ver a una persona, ésta puede seguir presente dentro de nosotros y no desaparecer jamás...

Al hablar, Angel Luis, su voz temblaba un poco. Ante ésto, uno de sus amigos, le ha dicho "¡no llores, Ángel Luis!"..............
Aaayyyyy..... Y, si cuando sientes tristeza, no lloras ¿qué haces?
He aprovechado este suceso para recordarles lo importante de sentir y expresar todas nuestras emociones y que todas, absolutamente todas son necesarias y no debemos llevar ninguna a nuestra sombra.... se convertirá sino en una pesada mochila que iremos arrastrando y arrastrando....
Si estás triste, llora!
Si estás enfadado, grita, patalea, llora....! Eso sí, no pegues, no hagas daño, no insultes.
Si tienes miedo, grita, llora!
Si tienes alegría, ríe, canta, llora!
Si sientes asco, escupe!
¡Tenemos que saber que sentimos en cada momento, con aceptación y expresarlo sin hacer daño al otro!

Y Sergio, ha compartido el vacío que siente desde que no está su tío. Nos ha leído una carta que le escribió tras su fallecimiento. Nos hemos emocionado: "al escucharle yo he sentido un cosquilleo en el cuerpo...., a mí se me ha puesto la carne de gallina,.......yo, un escalofrío"
Así lo han descrito ellos ¡Escuchando su cuerpo! BRAVOOO!!

Ante estos comentarios, los otros chicos se han puesto inmediatamente en la piel de los dos compis que sufrían ..... planteándose inquietudes del tipo "uffff, yo no sé si podré resistir que mi abuelo se muera...", "¡Yo no sé cómo me sentiría si eso me ocurriera!"

Esto me ha permitido hablarles de la compasión. ¿Qué es eso de la compasión?
Solemos asociar la compasión con la pena por el que sufre, pero más bien se trata del acompañamiento amoroso del ser que sufre.
Para experimentarlo, hemos hecho un paseo mindful compasivo: hemos caminado lentamente, en silencio, llevando toda nuestra atención al cuerpo, sintiéndolo y hemos imaginado que paseabamos dando la mano a un ser querido que sufría para transmitirle así todo nuestro cariño y amor. Nos han acompañado mamás, tíos, abuelos... ¡Una experiencia conmovedora!¡GRACIAS CHICOS!
Y hemos terminado cantando una canción de la compasión. 



Hemos acabado haciendo una comida minful. ¡Eso sí les ha gustado! Se han tapado los ojos y han sentido con el tacto, el olfato, la vista y la boca.¡¡un lacasito!! Les ha encantado, jajajaja.... Todos querían repetir!! No sé si por la experiencia mindful o si por el lacasito...jajajajajaja......









No hay comentarios:

Publicar un comentario